Festivales Internacionales de Música Pirineos Classic & Jazzetania

Festivales Internacionales de Música Pirineos Classic & Jazzetania
Canfranc (Huesca)

Organización y Gestión:
Música Activa (Asociación Recursos & Iniciativas Musicales) y  Ayuntamiento de Canfranc

Teléfono : (+34) 606 465 542 (Música Activa) | (+34) 974 373 029 (Ayuntamiento Canfranc)
 | (+34) 974 373 141 (Turismo Canfranc)

E-mail: info@musicaactiva.com | aytocanfranc@aragon.es

Web: www.musicaactiva.com | www.canfranc.es

Dirección Artística : Carmen Martínez-Pierret
Música en las trincheras (I), tema de la edición 2018
Entre el 1 y el 17 de julio, la música «inundó» el Valle del Aragón,
 convirtiéndolo de nuevo en haut lieu de la cultura

Un verano más, el Valle del Aragón se llenó de música. Pirineos Classic & Jazzetania convocaron a un público numeroso y entusiasta, que acudió fielmente a la cita con unos festivales en los que música clásica y jazz se combinan magistralmente para componer una programación variada y amena. En paralelo tuvo lugar la XVII edición de los cursos Pirineos Júnior & Classic, que reunió en Canfranc a más de 280 jóvenes estudiantes de música, muchos de ellos acompañados de sus familias. Disfrutaron, del 1 al 18 de julio, de todo lo que este hermoso rincón del Pirineo ofrece al visitante: naturaleza, historia, aventura, deporte, gastronomía… Además, claro está, de formación musical y conciertos de la más alta calidad y de relevancia internacional.

         La edición 2018 fue el primer capítulo de una temática que seguirá en 2019: Música en las trincheras, o cómo los terribles conflictos bélicos del período comprendido entre 1914 y 1945 marcaron la creación musical a lo largo de todo el siglo XX. En 2018, la programación se centró en la I Guerra Mundial (1914-18); en 2019 las protagonistas serán la Guerra Civil Española (1936-39) y la II Guerra Mundial (1939-45).

      El XVII Festival Pirineos Classic se abrió, el 3 de julio, en la Iglesia de Canfranc, con el impresionante espectáculo Le violoncelle de guerre, un auténtico one woman show protagonizado por la violonchelista francesa Emmanuelle Bertrand. Un emotivo homenaje a Maurice Maréchal, combatiente en la I Guerra Mundial y uno de los más grandes violonchelistas de todos los tiempos. El «violonchelo de guerra» al que alude el título no es otro que el mítico «poilu» —así se denominaba familiarmente a los soldados franceses— de Maréchal, fabricado en las trincheras con la madera de las cajas de munición y conservado actualmente en el Museo de la Música de París.

         El 5 de julio, la violinista rumana Clara Cernat presentó su disco Soledad (sello Musique XXI). Para la revista Télérama, «Clara Cernat desprende en el escenario el carisma de una diva de ópera y la fuerza de una estrella del rock». En la Iglesia de Candanchú tuvieron la oportunidad de escucharla en un ambicioso programa: Bach, Guyard, Huillet, Piazzolla y Albéniz. El 6 de julio, en la Iglesia de Castiello, tuvo lugar un magnífico concierto-proyección: Wings (Alas, 1927). Una impresionante película muda de William Wellman, con música compuesta especialmente por Baudime Jam e interpretada por el Quatuor Prima Vista —con el propio Jam en la viola— junto a Matthias Champon (trompeta) y Cédric Barbier (percusión).

         El 9 de julio, en la Iglesia de Canfranc, el joven pianista vasco Antonio Oyarzábal presentó con gran éxito su primer disco, el exquisito The Inner Child (sello Orpheus, 2017), distinguido con un Melómano de Oro. En el programa, obras de Debussy, Ravel, Mompou y Lili Boulanger. El jueves 12, en la Iglesia de Hecho, se escuchó el concierto Los bosques de Ravel. Al estallar la I Guerra Mundial, Ravel se enrola en la armada francesa. En marzo de 1916, tras concluir la escritura de su Trío en La menor, Ravel es destinado primero a Bar-le-Duc, luego a Verdún. Como conductor de ambulancias, transporta hasta los hospitales de campaña a hombres destrozados por las ofensivas alemanas. Michel Bernard, en su espléndido libro Los bosques de Ravel —del que se leyeron algunos extractos durante el concierto—, refleja este difícil momento en la vida del compositor; y nos muestra hasta qué punto «el enorme concierto del frente» siguió resonando en el alma de Ravel hasta el fin de sus días.

         Uno de los grandes momentos del festival fue el estreno mundial, en la Iglesia de Canfranc, el 13 de julio, de una impresionante obra del compositor francés Thierry Huillet: Un Requiem | Homenaje a las Víctimas de la Barbarie, para dos sopranos y orquesta de cámara. Fue magníficamente interpretado por Laura Tatulescu, Sarah Defrise y la Orquesta de Cámara de Toulouse, dirigidos por el propio compositor. Otra gran cita, el 14 de julio, fue el concierto Brahms, el Disidente | De la Guerra Franco-Prusiana a la I Guerra Mundial. Se pudieron escuchar las tres sonatas para violín y piano de Brahms en la versión de dos extraordinarios intérpretes: Nicolás Chumachenco (violín) y Josep Colom (piano).

         Tres fueron los Centenarios que trajo consigo 2018: el de la muerte de Debussy, que fallecía el 25 de marzo de 1918; diez días antes, el 15 de marzo, dejaba este mundo Lili Boulanger, con solo 25 años de edad. Y el 25 de agosto, a un océano de distancia, venía al mundo en Lawrence (Massachusetts) un pequeño al que llamaron Lenny, y que iba a convertirse en uno de los más grandes músicos del siglo: Leonard Bernstein. El 15 de julio, en la Iglesia de Canfranc, se les rindió homenaje con el concierto Tres Aniversarios: Debussy, Boulanger, Bernstein.

         El lunes 16 llegó el turno de Músicos en las trincheras. En el programa, obras de compositores que lucharon, murieron, fueron heridos o padecieron las consecuencias de la I Guerra Mundial: Hahn, Roussel, Cras, Kreisler, Caplet y Granados, entre otros.

         En cuanto al XII Festival Jazzetania, dos de los conciertos estuvieron dedicados al jazz que se escuchaba durante la I Guerra Mundial. El primero, en Canfranc-Pueblo, titulado It’s Rag Time!, a cargo del Bernat Font Trio, incluyó nuevas versiones de ragtime clásicos, como Maple Leaf Rag o Steeplechase Rag, junto a temas de bluesstride y barrelhouse. El segundo, en Castiello de Jaca, presentó una selección de temas históricos de dixieland, interpretados por los grandes especialistas del género en nuestro país: el grupo La Vella Dixieland.

         El 11 de julio tuvo lugar la oportunidad de escuchar a uno de los más grandes pianistas de jazz del panorama actual: el francés Guillaume de Chassy, que ofreció improvisaciones sobre piezas clásicas (Schubert, Poulenc, Prokófiev) y sobre temas de chanson francesa, con una atención especial a las canciones de la gran Barbara, de cuya muerte se cumplieron veinte años en 2017. Cerró Jazzetania, el 17 de julio, un concierto-vermut en el Hotel Santa Cristina de Canfranc, en el que —con el título American Songbook— también se rindió homenaje a Bernstein, esta vez desde el terreno del jazz, género que el compositor manejó con la misma maestría que la música clásica. En el programa, canciones de Irving Berlin, Jerome Kern, Cole Porter, George Gershwin, Stephen Sondheim y, cómo no, Leonard Bernstein, a cargo de Laura Simó y su cuarteto.

Antonio Oyarzábal.

Emmanuelle Bertrand

Guillaume de Chassy

Laura Tatulescu.

Sarah Defrise.

Orquesta de Cámara de Toulouse.