Verano Musical en Canfranc. Cursos & Festivales Internacionales de Música. PIRINEOS CLASSIC/JAZZETANIA/FIP PIRINEOS

Oficina de Turismo:
Pza. Ayuntamiento, 1
22880 Canfranc-Estación
Teléfono: 974 37 31 41
e-mail: turismo@canfranc.es
web: www.canfranc.es

Información Edición Cursos & Festivales Canfranc 2014 (desde enero 2014)
MÚSICA ACTIVA
Pl. Montcada 1-3, 10 60
08003 Barcelona
Teléfono: 934 12 72 88/606 46 55 42
e-mail: info@musicaactiva.com
Web: www.musicaactiva.com

Un año más, el mes de julio inundó de buena música el municipio de Canfranc, pequeño y encantador pueblo en el corazón del Pirineo aragonés (Comarca de la Jacetania, Huesca). Entre el 30 de junio y el 28 de julio, más de 300 jóvenes músicos de todas las edades se reunieron en torno a un profesorado de relevancia internacional, procedente de Japón, Francia, México, Venezuela, Letonia, Portugal, Holanda, Reino Unido, Italia, Rumania y, por supuesto, España. Muchos de los alum­nos más jóvenes acudieron acompañados por sus familiares, que además de asistir a los conciertos de los festivales que discurren en paralelo a los cursos, pudieron disfrutar, durante el día, de todo lo que la hermosa Jacetania ofrece al visitante: naturaleza, gastronomía, deporte, aventura, historia y tradición, aderezado todo con la hospitalidad propia de sus gentes. Las convocatorias pedagógicas fueron:
n XII Curso Pirineos Júnior, para alumn@s de 3 a 14 años, del 30 de junio al 6 de julio. Por primera vez se convocaron, en paralelo al curso Júnior, Cursos de Formación del Profesorado.
n XII Curso Pirineos Classic, para alumn@s de Grado Profesional, Superior y Postgrado. Este año se ofertaron dos convocatorias diferentes: la primera para la semana del 8 al 14 de julio, la segunda para la semana del 15 al 21.
n VII Curso Pirineos Percusión, para alumnos de todos los niveles y especialidades, del 22 al 28 de julio.

Festivales Pirineos Classic & Jazzetania
Tema 2013: Música prohibida.
La música perseguida por el nazismo
En cuanto a los festivales Pirineos Classic & Jazzetania, ambos centraron su programación en una época fundamental de la historia de Canfranc y de su famosísima Estación Internacional: el período de la II Guerra Mundial, más concretamente el de los años de ocupación nazi del andén francés –y, por extensión, del pueblo entero–, tras la claudicación del Gobierno de Vichy. Unos años en los que Canfranc se convirtió en un lugar clave para la evolución de la Guerra Mundial y, en consecuencia, para el futuro de Europa y de la humanidad.


Este período histórico es también apasionante en cuanto a la música del siglo XX, puesto que durante el mismo se establecieron complejas relaciones entre música y poder político. El Nazismo, concretamente, trató de imponer una estética músical que sintonizase con sus siniestros ideales de pureza de raza y de supremacía cultural aria. Por ello, criminalizó y silenció brutalmente cualquier manifestación musical que no se ajustase a la doctrina oficial, atacando, sobre todo, las vanguardias musicales y el jazz. El nazismo las catalogó como “músicas degeneradas” (Entartete Musik), y bajo este epígrafe situó la producción de los compositores judíos –simplemente por el hecho de serlo–, así como la de otros compositores cuyo lenguaje no coincidía con las directrices del régimen. Entre los compositores “degenerados”, figuras como Schönberg, Hindemith, Webern, Weill, Eisler -que estuvo en España con las Brigadas Internacionales-, Stravinski… Algunos se exiliaron, otros se mantuvieron en un desolador silencio creativo; muchos murieron en campos de exterminio como Auschwitz, tras escribir sus últimas composiciones en guetos de tránsito como Terezin.


En contraste con esta música prohibida, el régimen nazi escogió cuidadosamente sus iconos musicales, su propia “banda sonora”. En los Festivales se pudo escuchar tanto la música de estos compositores “oficiales” –o más bien “oficializados”- como la música de los compositores exiliados, silenciados o asesinados.
Entre los numerosos conciertos programados, cabría destacar los emotivos recitales de dos iconos del piano internacional, el catalán Josep Colom y el brasileño Luiz de Moura Castro; el brillante concierto de la joven soprano Laia Falcón, Premio del Mozarteum de Salzburgo, acompañada magistralmente al piano por el francés Denis Pascal; la divertida y alocada noche de swing –en el precioso pueblo vecino de Castiello de Jaca– protagonizada por una de las mejores bandas de jazz del país, La Vella Dixieland; tres conciertos liderados por las que son, probablemente, las tres mejores voces femeninas del jazz nacional: Susana Sheiman –en trío con el exquisito Ignasi Terraza al piano y Nan Mercader a las congas–, Carme Canela y Laura Simó –con el Francesc Capella Trio y Solistas del Festival Pirineos Classic–; el divertido concierto pedagógico dedicado a “La Historia de Babar” de Poulenc y “Sports et Divertissements” de Satie, narrado por Fernando Palacios junto a la pianista Carmen Martínez-Pierret, Directora Artística de los festivales; el concierto-homenaje a la violinista Alma Rosé –fallecida en Auschwitz–, interpretado por el brillante dúo formado por Clara Cernat (violín) y Thierry Huillet (piano), que incluyó el estreno absoluto de la obra “Vers le coin oblique”, de la compositora Marisa Manchado; y uno de los conciertos más emocionantes de toda la historia de los festivales, desde sus inicios en 2002: el sobrecogedor concierto-espectáculo “El Barracón 15 – La Música como Resistencia”, protagonizado por dos inmensos músicos, la violonchelista Emmanuelle Bertrand y el pianista Pascal Amoyel –ambos galardonados con el prestigioso premio francés “Victoire de la Musique”–.


Por último, del 21 al 28 de julio, se celebró la I edición del FIP PIRINEOS (cuyo Director Artístico es el percusionista Ángel Pereira), con la que Canfranc pasó a ser una nueva sede de la red FIP –Festivales Internacionales de Percusión de Madrid, Galicia, Valencia y Zaragoza– y que convirtió a Canfranc, durante toda la semana, en una auténtica capital europea de la percusión, por la que pasaron figuras de la categoría de los americanos Álex Acuña y David Friedman, el brasileño Alan Sousa, el francés Philippe Spiesser –que protagonizó el estreno mundial de “Back Terri” para percusión y electrónica, del compositor británico Alexander Vert–, los grupos nacionales Odaiko Percussion Group, Neopercusión, Nuevo Contemporáneo, BCN Percussion Project, Grup de Percussions de Barcelona y Percusiones del CSMA. Cuatro de estos conciertos se celebraron en una nueva sede: el inmenso Vestíbulo de la Estación Internacional de Canfranc –parcialmente restaurada y reabierta al público tras décadas de abandono– que, con su decadente majestuosidad, se reveló como un inmejorable escenario –acús­tica incluída– para ediciones venideras de los Festivales.
Los Festivales contaron con el patrocinio de la Secretaría de Estado de Cultura y del INAEM (Ministerio de Cultura), Comarca de la Jacetania, Diputación Provincial de Huesca, Gobierno de Aragón, Ayuntamiento de Castiello de Jaca, diversos sponsors y colaboradores privados y, por supuesto, del Ayuntamiento de Canfranc.